Después de dos días calentando motores, el proyecto de Enlazados sigue su ruta a través de la del GR14, esta vez el recorrido comienza en Pereña y acaba en Aldeadávila donde pudimos disfrutar de la hospitalidad de sus habitantes y espectaculares vistas a las arribes.

Diapositiva1

Puente de Pereña.

Después de 6 km llegamos a la primera parada interpretativa, el puente de Pereña, cuya función es separar los territorios de Pereña (al este) y Masueco (al oeste) mediante el río Uces. Aprovechamos esta parada para explicar la fauna local como los buitres leonados o las huidizas nutrias. También tuvimos la oportunidad de acercarnos a la orilla y observar las marmitas de gigantes . Debido a que la ruta GR14 no incluye en su recorrido el pozo de los humos, decidimos hacer una breve explicación de su origen.

 

Masueco.

Después de cruzar el rio Uces, llegó la parte más difícil de la etapa 35, la subida hasta Masueco, debido a su inclinación y sus problemas de accesibilidad como su mala indicación o abundante maleza. Al llegar al destino, nos recibió con su hospitalario y amable alcalde quien nos ofreció todo lo que estaba en su mano para nuestra comodidad y descanso, además de hacernos una ruta turística alrededor del pueblo, demostrándonos su jovialidad. Después de que nos convidara con productos ibéricos de la zona, realizamos una descubierta para conocer al pueblo y sus habitantes, donde nos contaron maravillosas historias sobre el lugar. Seguidamente fuimos a la piscina donde probamos sus deliciosas cerezas y pudimos darnos un baño refrescante (quien se atreviera). Partimos de Masueco con muy buen sabor de boca por cómo nos atendieron y la gran acogida de sus gentes.

 

Aldeadávila.

Aquí comenzamos la etapa 36 con un tramo de calzada romana. Tras 2 km de trayecto llegamos a Corporario, localidad que pertenece a Aldeávila. Allí realizamos una parada para observar su iglesia, catalogada entre las más antiguas de la zona. En ella podemos encontrar una tumba medieval reciclada como ventana. Posteriormente, realizamos el último tramo hasta la fuente del Cabrero, donde nos recibió personal del ayuntamiento. Tuvimos la suerte de poder contactar con el cura, que nos explicó datos muy interesantes sobre la arquitectura e historia de la iglesia, considerada uno de los monumentos más representativos del pueblo. Además nos facilitó el acceso a la torre de la iglesia, donde pudimos disfrutar de las maravillosas vistas de las arribes del Duero.

Como en el resto de los pueblos de nuestra ruta, concluimos conversando con los habitantes, los cuales se mostraron muy encantadores y amables comentándonos curiosidades sobre el lugar.

Concluimos el día con unos bocadillos de tortilla casera cortesía de XXX, madre de uno de los colaboradores del proyecto que nos acompaña, que nuestro cuerpo fatigado del intenso día agradeció considerablemente.

WhatsApp Image 2018-07-06 at 07.50.47

Anuncios