Segunda Etapa de nuestro camino.

Cuando estuvimos preparados sobre las 9 de la mañana salimos del albergue del ayuntamiento, buscando encontrar la primera señal que nos indicara el GR 14. Después de pasar el burro, dirección Pereña, antes de salir del pueblo, encontramos a la derecha la señal con su panel explicativo;  ahí comienza un camino semiasfaltado  donde después de un rato nos paramos en el cobijo de una sombra grande y nos hidratamos.

Continuamos encontrando a las veras del camino huertas y viñas muy bien cuidadas. Al terminar la primera recta nos encontramos en un prado del margen  derecho , nos encontramos una mula y un caballo, de seguido comenzó una curva, donde seguimos observando huertas.

Tras recorrer  un kilómetro y medio de carretera, a la derecha, se comienza a ver el Duero encajondo entre las arribes, discurriendo paralelo el camino junto al río. Durante un kilómetro hasta la siguiente curva, donde la carretera comienza a descender. Al comenzar el descenso se observan muchas curvas que prosigue por la carretera, al ser el camino más fácil para ello.

Empezamos a apreciar vegetación autóctona del entorno como son enebros, encinas y quejigos. Entre estos paisajes pudimos observar varios alimoches, el clima fue nuboso, con peligro de tormenta ¡. Después de dos kilómetros de curvas llagamos al desvió por donde comienza el sendero del bosque, nos comentaron en varios pueblos que era un año con mucha cantidad de garrapatas, por lo que antes de volver a ponernos en marcha nos pusimos pantalones largos y comenzamos a subir.  Inmediatamente vimos un cambio completo en la vegetación observando una vegetación de bosque húmedo/cantábrico.

Al principio del camino el avance era difícil porque la vegetación como el acebuche o la retama negra  había crecido bastante por los márgenes el camino comienza ascendiendo suavemente hasta que comienza a hacer curvas de herradura y subir con mucho desnivel, mientras ascendíamos el sendero, un arroyo acompañaba al mismo el cual llaman el de los cabrones. Este sendero discurría durante dos kilómetros y medio. Llegando al primer kilómetro, cruzamos este arroyo  por el puente de los cabrones, cruzando al otro lado del monte. El sendero en este tramo comienza a estar aún más escarpado durante un kilómetro aproximadamente, el último medio kilómetro vamos dejando el bosque y ya se ven las primeras huertas del pueblo hasta llegar al mismo.

Una vez en el pueblo nos dirigimos hacia el camping, donde fuimos recibidos por el alcalde y un concejal. Los cuales nos regalaron bollos preñados. Nos hicimos la foto de etapa con ellos, le regalamos la camiseta se grupo y nos fuimos al camping “El balcón de las Arribes” a montar las tiendas.

Antes de finalizar la jornada, fuimos a descubrir este maravilloso pueblo, encontrando gente amable que nos explicó lo que fue la localidad en tiempos más prósperos para esta zona.WhatsApp Image 2018-07-05 at 09.38.36 (1)WhatsApp Image 2018-07-05 at 09.38.36WhatsApp Image 2018-07-05 at 09.38.37 (2)WhatsApp Image 2018-07-05 at 09.38.38 (1)

Anuncios